Ana Tostöes: “Es necesario poner en valor la arquitectura de calidad para que sea respetada”

Medio centenar de personas, la mayoría arquitectos y estudiantes de Arquitectura, se dio cita ayer en nuestra sede colegial para el acto de inauguración de la exposición ‘Navarra en el Registro DoCoMoMo Ibérico 1965‐1975′, -que se puede visitar hasta el 15 de febrero-, un acto que estuvo presidido por Ana Tostöes, Presidenta del DoCoMoMo Internacional; Patxi Chocarro, Presidente de la Delegación Navarra del COAVN; y José Manuel Pozo, Arquitecto Asesor para COAVN en Navarra en el DoCoMoMo Ibérico y Comisario de la muestra inaugurada.

Entre el público no faltaron arquitectos muy reconocidos en Pamplona como Roberto Urtasun -coautor de uno de los edificios registrados en el Docomomo, precisamente el que alberga la sede colegial-, Mariano González Presencio -anterior presidente de COAVN Navarra-, Enrique Maya, Juan Miguel Otxotorena, Jesús Leache, Luis Tena, y los Vocales de Cultura del COAVN en Navarra, Koldo Fernández Gaztelu y Yoana Urralburu, entre otros. También estuvo presente Pedro Pegenaute, fotógrafo de arquitectura y autor de las imágenes que conforman esta muestra.

Patxi Chocarro: “El  COAVN está trabajando para poner en valor estos edificios”

Patxi Chocarro, presidente de los arquitectos navarros, agradeció la presencia de Tostöes y Pozo y la asistencia al acto del público y quiso hacer hincapié en que ‘el COAVN está trabajando para poner en valor estos edificios de cara a organizar visitas guiadas para profanos y profesionales, esa arquitectura que cuando la vemos toda reunida como ocurre en esta exposición, todavía nos impresiona más. Nuestra arquitectura contemporánea es de lujo y son pocas las ciudades que pueden sentir el mismo orgullo”.

Chocarro destacó también la presencia en la sala de Roberto Urtasun, colegiado del COAVN en Navarra y coautor junto a Fernando San Martín y  Xabier Sánchez de Muniain -ambos ya fallecidos-, del edificio donde se encuentra la sede colegial, el antiguo edificio de la Caja de Ahorros Municipal, en el arranque de la Avenida del Ejército, junto a la Plaza de Baluarte,  construido en 1975.

Ana Tostöes: “Es importante poner en valor la arquitectura de calidad para que sea respetada”

Por su parte, Ana Tostoes, presidenta del Docomomo Internacional,  señaló en su intervención que “es un gran honor estar hoy aquí en esta exposición que marca una paso muy importante en el proceso de registro del Docomomo Ibérico porque se ha podido alargar a la década de los 70. Estas obras nos permiten darnos cuenta de la robustez, presencia y calidad contructiva y arquitectónica en Navarra”. Tostöes recordó que el comité internacional de salvaguarda del Movimiento Moderno en arquitectura al que representa está formado por “73 países de todo el mundo, una red cada vez más fuerte”. “Es necesario”, añadió, “poner la información y el conocimiento en red, y las exposiciones son medios privilegiados para poder llegar al máximo número de personas”. Señaló también que “es importante poner en valor la arquitectura de calidad para que sea respetada y sirva de inspiración en el futuro a las generaciones venideras”.

Tostöes alabó la calidad fotografíca de la muestra y comentó que muchas de las obras las ha podido visitar personalmente. “Algunas las conozco, especialmente las del Campus de la Universidad y también  la Clínica Ubarmin”. Señaló que está estos días en Pamplona un grupo de arquitectos, estudiantes de máster de la Universidad de Coimbra, visitando arquitectura hospitalaria de la ciudad de Pamplona, algunos de los cuales estuvieron ayer presentes en el acto. Tostöes  recordó la labor de arquitectos como Lahuerta, Campo Baeza, Redón, Fray Coello de Portuga, Moneo… “todos ellos representados hoy en esta esposición, arquitectos de primera línea, en un edificio, en el que ahora estamos, de primerísima línea también”. Recordó, por último, que Docomomo Ibérico es el único grupo que reúne a dos países, Portugal y España.

José Manuel Pozo: “Son todos edificios icónicos cargados de personalidad propia”

La segunda parte del acto estuvo protagonizada por José Manuel Pozo, Comisario de la exposición, quien comenzó su intervención recordando los 19 edificios que ya estaban registrados en el Docomomo Ibérico, correspondientes al período 1925-1965, y cuál fue el proceso seguido para ello, un proceso “que, sin duda, en aquel momento tuvo un claro protagonista, Fernando Redón. Ahora son otros once los que llegan al Docomomo, correspondientes al período 1965-1975, que en esta ocasión recogen a un buen número de arquitectos, la mayoría navarros o con estudio en Navarra”. Recordó que para las dos meses redondas que se celebrarán en el marco de esta exposición, a primeros de 2019, está previsto reunir a todos los arquitectos vivos que son autores o coautores de algunos de los edificios de la exposición.

“Este conjunto de arquitectos nos traen la referencias de los arquitectos más sobresalientes de la modernidad europea”, señaló Pozo, “tanto por su diseño como por su concepto, incluso con características que no se dan en otros edificios españoles”. Pozo fue desgranando uno a uno los once edificios modernos que habitan esta exposición a través de imágenes y planos, explicando en todos los casos aquellos datos que han conformado los criterios más destacables para su selección en este registro internacional de salvaguarda de la arquitectura del Movimiento Moderno.

En el caso de la Clínica Ubarmín, Pozo señaló que “debemos velar por que ninguna reforma o modificación que se pretenda hacer del edificio altere su valor arquitectónico, respetando la esencia de la obra. Sin sus lucernarios, por ejemplo, la Clínica Ubarmín ya no sería para nada el edificio concebido por Redón”.

Autor
Top