Una casa en Igúzquiza, de Beatriz Ciaurri y López-Neira, en una exposición en Tokio

Tokio alberga desde el pasado mes de octubre una exposición sobre fotografía de arquitectura española que recoge un ejemplo de arquitectura reciente contruida en Navarra a través de una casa ubicada en la localidad de Igúzquiza, obra de nuestra colegiada la arquitecta navarra de Viana Beatriz Ciaurri y su socio Ramón López-Neira, que conforman el estudio madrileño Atelier López Neira Ciaurri

130919_lnc_igusquiza para web_001AUTORES

 

 

La muestra lleva por título Escenarios de Arquitectura Española, y se puede visitar desde el pasado 26 de octubre en las salas de exposiciones de la Embajada de España en Japón, en Tokio, institución promotora de la misma. Esta exposición de fotografía, 49 instantáneas en total diseminadas por toda la geografía española, ofrece una mirada sobre el trabajo del equipo de fotógrafos y arquitectos ImagenSubliminal (Miguel de Guzmán + Rocio Romero), quienes desde hace más de una década vienen fotografiando buena parte de la arquitectura de interés producida en España. La exposición está comisariada por el arquitecto Jacobo García-Germán.

Además de Ciaurri y López-Neira, la muestra alberga imágenes de obra de otros tres arquitectos navarros, esta vez ubicada en otros puntos de la geografía española. Se trata de Rafael Moneo con el edificio de la Maternidad de O’Donell en Madrid, Francisco Javier Sáenz de Oiza con la rehabilitación de Castellana, 81 (antigua sede BBVA) en Madrid, y Patxi Mangado con el Auditorio de Ávila.

En principio, la muestra estaba prevista hasta el 16 de noviembre pero es posible que se prorrogue unas semanas.

 

CONTENIDO “ESCENARIOS ARQUITECTURA ESPAÑOLA”

NOTA PRENSA EMBAJADA ESPAÑA EN TOKIO

 

Casa en Igúzquiza

Dentro del grupo de obras seleccionadas, según el propio criterio del comisario, esta casa de Igúzquiza, construida en 2013, pertenece al tercer grupo: “actuaciones vinculadas a entornos naturales que ratifican la atención con que la arquitectura española se enfrenta al paisaje en las diferentes realidades de nuestra geografía”

La casa se ubica en Igúzquiza, un pueblo rodeado de un entorno natural de gran belleza, el valle de Santesteban de la Solana.
La casa, frente a la ladera del Pico de Monjardín, se integra en el paisaje y lo hace de frente, con rotundidad. Es una casa de nuestro tiempo, que utiliza los mejores materiales de antes y de ahora, sin complejos, eligiendo lo mejor sin tener en cuenta modas, con el propósito de permanecer, de acompañar a la familia durante toda su vida. Es la casa con mejor eficiencia energética porque se aplicó la lógica tradicional cuando esta lógica era la mejor. Pero también se emplearon las herramientas constructivas más actuales cuando éstas eran las mejores. Es una casa de piedra, con las virtudes energéticas evidentes de vivir en muros de 70 cm. Pero su espacio responde a la flexibilidad de la vida más contemporánea. Es la casa de una familia que ha elegido vivir en el campo y disfrutar del lujo generoso del espacio y la naturaleza.

El trabajo ha sido compartido con los propietarios, lo que ha supuesto un importante ahorro en el coste de la obra. Han gestionado los gremios, ejecutado algunas de las partidas, colocado la piedra con sus hermanos…

La casa, desarrollada en una única planta, contiene dos casas trabajadas como preexistencias. La casa íntima (volumen de dormitorios) y la casa social (volumen de Salón y Hogar). Ambas se conectan por una cubierta  plana, la transposición del campo, que aloja los servicios. Las dos piezas de piedra y cubierta inclinada contienen las estancias, monacales. Vivir con lo básico, la vuelta al lujo generoso del espacio y la naturaleza.

La diferencia constructiva entre los distintos espacios de la casa provoca “variaciones sensibles”. Es el aliento de la Casa. Las piezas de piedra están construidas con muros de 70 cm de espesor, cubiertas inclinadas de madera y grandes huecos remetidos con un sistema de control solar de lama  ancha orientable y apilable. El espacio horizontal alberga la cocina, zona de juegos, baños y lavado.

Está construido con cubierta de losa de hormigón apoyada en pilares de madera que modulan un cerramiento ciego de paneles de
contrachapado pintado hacia el noreste con aislante de cáñamo y que hacia el sureste modulan las puertas y los fijos de vidrio que abren completamente el espacio de cocina, juegos y parte del salón.

 

PLATAFORMA ARQUITECTURA

 

Autor
Top